Thank you 2013!

En estas fechas todo el mundo habla de los buenos propósitos de Año Nuevo, pero pocos se acuerdan de dar las gracias al año que se va por todo lo que nos deja. Porque los días pasan, y día a día pasan los años, así debe ser; es nuestra obligación que no pasen en balde… Aquí mi personal homenaje a 2013, que también trajo alguna mala noticia, de acuerdo, ¿pero qué año no tiene sus luces y sus sombras?

At this time of the year, everyone speaks of the New Year’s resolutions, but just a few remember to thank the year that goes for everything that leaves with us. Because the days go by, and day by day the years go by, as it should be; it is our obligation not let them go in vain… Here there is my personal tribute to 2013, which also brought bad news, I agree, but what year does not have its lights and its shadows?

No es nostalgia. Es agradecimiento y celebración. ¡Arriba esas copas! ¡Brindemos por 2013! It is not nostalgia. It is gratitude and celebration. Raise your glasses with me! Here’s to 2013!

Porque, como decía Napoleón Bonaparte, “en la victoria mereces champagne, en la derrota lo necesitas”.

Brindemos y celebremos… 2013 nos deja… Nos deja motivos para celebrar. Toast and celebrate … 2013 leaves us … It leaves us reason to celebrate.

……………………………………………………………………………………………..

Por los libros que leímos
Por los viajes que compartimos
Por los días que madrugamos
Porque también trasnochamos
Por todo lo que enseñamos
Por todo lo que aprendimos

Books

Trips

Getting up!

Learning every day

Por mostrarnos el Pacífico
Por alcanzar la playa
Por las tardes de San Isidro
Por las noches de San Juan
Por las meigas y sus conxuros
Por los flamencos de espíritu

Pacific Ocean

San Juan

Por todo lo que trabajamos
Porque también nos divertimos
Por lo que prometimos
Por lo que cumplimos
Por volver al norte
Por volver al sur
Work
BoCa
Love
Por los que se fueron
Por los que vendrán
Brindo por 2013
Y por 2014 también
Advertisements

Let the music play

Inspiration Point

– ¿Sabes qué? Ya no escribo.
– ¿No encuentras las palabras?
– Hace meses que no hago fotos.
– ¿Has perdido el encuadre?
– Ya no bailo.
– ¿Estas triste?
– ¿Triste? No. Aburrida.
– Imposible. Tú nunca te aburres.
– Antes no. No tenía tiempo.
– ¿Y ahora? ¿Qué ha cambiado?
– Nada. He perdido la inspiración.
– Pues habrá que buscarla.
– No sabría por dónde empezar…
– ¿Por la playa, quizás? Siempre te ha inspirado el mar.
– Estuve allí el domingo y nada.
– ¿Un viaje? ¿Londres? ¿París? ¿Roma?
– Nothing. Rien. Niente.
– Tú siempre dices: a veces necesitamos un poco de sur para poder ver el norte…
– Es cierto. A menudo funciona. Pero no creo que me sirva de nada ir tan lejos.
– ¿Y luego? Como dicen en mi tierra.
– Me parece que la inspiración está aquí dentro, enredada en una madeja de historias que no le dejan respirar.
– Entonces, sal ahí fuera, abre los ojos, baila, desata esos nudos y deja que vuelva la inspiración. Dale su espacio, que respire, que cante. 
– ¿Sabes qué? Tienes mucha razón. ¡Que suene la música! 

Let the music play, 
I just wanna dance the night away…